HACHA PRECIO

Cuando vamos a hablar del precio de las hachas o con el modismo utilizado al llegar a una tienda y preguntar como en el buscador “hacha precio”  la posibilidad del regateo es una puerta que se abre ya que siempre está la posibilidad de que nos bajen el precio a la hora de la venta. Así como si se tratase de ropa en una feria ambulante, tratamos de que nos bajen el precio del hacha sin tener la menor posibilidad de tener el mínimo éxito con nuestra intención profana y desalmada.

Será la costumbre que uno trae de la época de estudiante esto de andar discutiendo precios que me ha llevado a tratar de que me bajen el precio de mi primer hacha, y por la forma en que me miraba el vendedor pensé que me iba  a dar con el filo de la hermosa hacha tomahawk en el cuello, terminando no solamente con el regateo barato sino con el futuro crack futbolístico que no llegó a ser.

PRECIO HACHA DE MANO

Soy en ocasiones el típico comprador que se acerca al local y pregunto el precio de las hachas incluyendo las que lo tienen visible para el comprador. Suelo ser el terror de los vendedores, que tienen algún tipo de sexto sentido y huelen el típico comprador – pesadilla que se acerca al local y que saben que no va a comprar nada, pero que pregunta y pelea el precio simplemente para lograr una rebaja y en caso de obtenerla, irse sin comprar nada. La auténtica pesadilla de los locales de venta. Es por eso que en una tienda online como esta con tantas hachas profesionales hermosas, evitamos el regateo y dejamos el link hacia los precios ; en casa de herrero, hacha de mano.

HACHA PARA RAJAR LEÑA

Así fui preguntando en y ya los vendedores pretendían amordazarme y tomarme entre varios para sacarme del local, y yo al grito de por favor díganme el precio del hacha para rajar leña, mientras ellos atónitos se miraban entre sí preguntándose si era más conveniente decírmelo y venderme el hacha a un precio más barato así lograban que me vaya, o llamar al 911 diciendo que está el pesado del precio de las hachas de mano.

Cuando pregunté por el precio del hacha martillo ya consideraron que podía llegar a tornarse confusa la situación y yo tuve como un momento de claridad: “sentí y visualicé hachas rodando en el cielo y lo tomé como un designio”, entendí que cada hacha tiene su precio porque lo vale, ya que es producto de tiempo y valor dedicado a ellas y que la inversión se justifica ya que su duración así lo amerita.

A partir de esta revelación mental que tuve a modo de hachas danzantes, ya no volví a regatear precios y hoy pago el precio del hacha lo que vale.

Soy en parte coleccionista de hachas vikingas, entre otras, y tengo varias para diferentes propósitos. Valoro mucho la larga utilidad que tienen y esto implica que el precio que uno está pagando es barato si evalúa su durabilidad.

Cada tanto recorro locales de ventas de productos, y para recordar viejos tiempos, regateo los precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *